Tioman: sol, agua turquesa y selva malaya

29 julio, 2013 a las 10:49
ABC

Air Batang, Tioman

Desde Kuala Lumpur cogimos el bus nocturno* que tras cinco horas nos dejó en la estación de Mersing, una pequeña población en la costa este de Malasia. Caminamos hasta el puerto y esperamos al ferry que, al alba, partía hacia nuestro destino: la isla de Tioman.

El barco tardó 2 horas en atracar en el muelle de Air Batang (conocida como ABC). El ferry hace varias paradas, pero nosotros elegimos esta playa porque es muy tranquila, tiene los alojamientos más baratos, se puede llegar caminando hasta Tekek (la capital) y está conectada con Juara (en la costa oeste) por un sendero de 7km que atraviesa la espesa jungla malaya.

ABC

Llegando a Air Batang

La isla nos recordó mucho a la brasileña Ilha do Mel, pero con algo más de movimiento y de gente (aunque para nada agobiante) y con unas playas más escasas cuando sube la marea. Los pueblos de la isla son pequeñas agrupaciones de casas de madera a orillas del mar, acurrucadas entre las palmeras. No hay carreteras ni coches en la parte en la que estuvimos nosotros (al sur en algunos tramos sí los hay) y todos los alojamientos son bungalows de madera** a los que llaman “chalets“.

ABC

Nuestro ¨chalet¨, en Tioman

Nuestro objetivo en Tioman no era otro que descansar (sí, aunque suene a cachondeo, esta vida también cansa a veces jejeje), así que durante los tres primeros días no hicimos otra cosa que leer bajo los cocoteros, pasear por la playa, bucear en las aguas turquesas del mar de China y comer, por supuesto :)

Air Batang

Los cocoteros son muy fértiles en Tioman :)

ABC

Una mesa de bar cualquiera

ABC

El bar de al lado del bungalow

El último día, por el contrario, recorrimos los 7km de selva que separan Tekek de Juara, otro pueblecito en el que se respira tranquilidad absoluta, con una playa bastante más amplia que las de la costa oeste. La selva que hay que atravesar (si se decide hacer esta excursión), está llena de animalillos y si se está atento se pueden ver iguanas, monos, camaleones y hasta serpientes (estas últimas son muy escurridizas así que, afortunadamente, es difícil encontrarse con ellas).

camaleon

Selva de Tekek a Juara

Selva de Tekek a Juara

Por el camino, casi llegando a Juara, hay una cascada que nos pareció perfecta para hacer un alto en el camino y darnos un refrescante baño antes de continuar hasta el pueblo. Después de 2 horas y media (con parada en la cascada incluida) llegamos por fin a Juara, donde disfrutamos de unas horas de playa, de un chapuzón en el muelle y del relajante paisaje de frondosas palmeras, arena blanca y agua azul celeste.

Juara, Tioman, Malasia

Playa de Juara

Playa de Juara

Playa de Juara

Baño en el muelle de Juara

Unas horas antes del atardecer volvimos por donde habíamos venido para disfrutar de una última noche en nuestro ¨chalet¨ a pie de playa, antes de volver a Kuala Lumpur para tomar el avión a nuestro siguiente destino: la isla de Phuket, en Tailandia.

 

Air Batang, Tioman, Malasia

Atardecer en Tioman

 

*La empresa Transnasional es la más barata (RM33= 7,70€) y los autobuses son muy buenos. Salen desde la terminal de Bersepadu Selatan (TBS).
** Nosotros nos quedamos en unos que se llaman YP, dos personas con baño privado e internet wi-fi por RM50=11,67€. Todos los alojamientos en ABC son bungalows para 2 personas con precios entre 50-75 RM sin internet ni desayuno.