Queenstown, capital del invierno neozelandés

12 junio, 2013 a las 10:14
Queenstown Lago Wakatipu

A orillas del Lago Wakatipu, en Queenstown

Queenstown nos recordó mucho a Andorra (la Vella) pero con bastante más encanto. Es una ciudad pequeña construida en piedra y madera y llena de comercios (actualmente dedicados prácticamente por completo a los deportes de nieve).

Pero, a diferencia de la capital andorrana, los edificios de Queenstown no superan las 3 plantas (como en casi toda Nueva Zelanda), está asentada a orillas del cristalino lago Wakatipu y rodeada de altas montañas nevadas. El paisaje es inmejorable.

Nos encontramos la ciudad nevada, lo que le daba una atmósfera todavía más especial y, aunque nos sorprendió porque no esperábamos tanto frío, disfrutamos mucho paseando bajo un cálido sol casi invernal a lo largo del lago, por el parque y las callejuelas peatonales del centro.

Lago Wakatipu

Queenstown desde los Queenstown Gardens

Queenstown Lago Wakatipu

Queenstown

Queenstown

Descansando delante de una de las iglesias de Queenstown

Lago Wakatipu

Frankton, desde Queenstown Gardens

Kiwi Lago Wakatipu

¡Con un super kiwi!

Además de pasear, en Queenstown se puede ir a esquiar, visitar el centro de recuperación de aves (donde se pueden ver Kiwis), subir con el teleférico a la reserva Ben Lomond o echar unas partidas en el minigolf.

Pasamos tres días en este ambiente y, aunque para ver la ciudad no hace falta mucho tiempo (a no ser que se quiera ir a esquiar), disfrutamos mucho de unos días de tranquilidad y descanso antes de coger el siguiente avión hacia otro país, otra cultura, otra moneda, otro paisaje… Próxima parada: Sidney.