Pedir una excedencia

Excedencia voluntaria por intereses particulares:

Se concede si el trabajador tiene una antigüedad de al menos un año y siempre que este no haya disfrutado de otra excedencia en los cuatro años previos. La duración de la excedencia es por un mínimo de cuatro meses y un máximo de cinco años. Este tipo de excedencia, a diferencia de la excedencia voluntaria por cuidado de los hijos o de un familiar enfermo, no computa a efectos de antigüedad, cotizaciones o prestaciones sociales y la reinserción en la empresa sólo está garantizada en caso de existir una vacante de igual o similar categoría.

Se solicita con un mínimo de 15 días de antelación, presentando un escrito en el Departamento de Recursos Humanos de la empresa. No hay que olvidar incluir su duración (al ser voluntaria, no es necesario especificar el motivo por el que se pide). La empresa está obligada a concederla si se cumplen los requisitos comentados antes.

Excedencia pactada de mutuo acuerdo:

En esta excedencia el empresario y el trabajador pactan de mutuo acuerdo la suspensión temporal del contrato en las condiciones y plazos que decidan. El periodo de excedencia no computa a efectos de cotizaciones. Todo lo demás, incluido lo relativo al reingreso, depende del pacto.