Chiang Rai a Luang Prabang

19 septiembre, 2013 a las 16:37
Cruzando el Mekong

Los pasajeros subiendo al barquito que cruza a Laos

Nos despertamos pronto en Chiang Rai para enfrentrarnos a un largo día de viaje hasta Luang Prabang, en Laos. Tras las primeras 2 horas y media de guagua atravesando extensos campos de arroz en medio de las verdes montañas del norte de Tailandia, llegamos a la estación de Chiang Khong. Sin perder tiempo regateamos con un tuktuk para que nos acercara al muelle donde arreglamos los papeles con la policía de Tailandia y subimos al barquito que cruza el poderoso río Mekong hasta Huay Xai.

Bus Chiang Rai a Chiang Khong

Irene, justo antes de subir al bus a Chiang Khong. Bonito, ¿eh?

Frontera Chiang Khong

Nuestros últimos momentos en Tailandia :(

En menos de 2 minutos estábamos en un nuevo país. Otra vez nueva moneda, nuevo idioma, y nuevo sablazo al bolsillo: La visa de entrada a Laos es de US$35 por cabeza.

puerto Huay Xai

Llegando al puertito de Huay Xai, ya en Laos

Las primeras sensaciones en Laos son las de que esta gente no es ni de lejos tan amable como sus vecinos tailandeses. Solo te dan la información que a ellos les interesa para poder cobrarte por sus servicios o los de su primo, y nunca sonríen.

Tras sacar dinero local (kip) hablamos con un tuktuk para que nos llevara a la estación desde la que parten las guaguas VIP hacia Luang Prabang (salen a las 17h y habíamos leído que es lo mejor ya que hay que pasar la noche en él) y el conductor nos dejó en una estación en la que sólo había una guagua que dudosamente se pueda llamar VIP que salía a las 2 de la tarde.

El problema es que la llegada a Luang Prabang sería a las 4 de la mañana y esto nunca es lo más aconsejable cuando se llega a una ciudad desconocida con todas tus pertenencias encima. Al no tener alternativas pagamos el billete, dejamos nuestras cosas en el maletero junto a pollos vivos y otros animales (que lógicamente a los cuantos minutos dejaron de estar vivos) y nos subimos rumbo a Luang Prabang.

El trayecto fue desesperadamente largo, unas 14 horas (incluyendo la media hora que estuvo en reparación). El aire acondicionado no funcionó por el día cuando hacía un calor terrible (no había ventanas) y sí lo hizo por la noche, haciendo que dormir fuera imposible (excepto para Irene, que es capaz de dormir de pie).

El camino desde Huay Xai hasta Luang Prabang discurre por el norte del país llegando casi a la frontera china, atravesando innumerables montañas con sus infinitas curvas y la mayoría del tiempo por caminos de tierra llenos de baches impidiéndote que duermas si es lo que intentas hacer. La mayoría de los pueblos polvorientos que pasamos se componen de una serie de casas de madera y paja en medio de los arrozales y mucha gente sin apenas ropa en las calles. De un simple vistazo se nota que estamos en un país muy pobre

Lo único bueno fue que el conductor fue bastante tranquilo todo el trayecto y no temimos por nuestras vidas como sí hicimos en Bolivia al ir de Uyuni a Tupiza. Además, al llegar a Luang Prabang a las 4 de la mañana compartimos tuktuk (tras regatear como locos) con unos chinos, que no tenían ni idea de inglés, para poder llegar hasta el centro de la ciudad donde ellos querían ver a toda costa la procesión de monjes recogiendo limosnas que tiene lugar cada amanecer. Como no teníamos donde alojarnos hicimos precisamente eso, ver a los monjes, pero esto lo contaremos en el siguiente capítulo :)

Precios para llegar de Chiang Rai a Luang Prabang (septiembre 2013):

Bus Chiang Rai a Chiang Khong: 65 baht por persona
Tuktuk hasta el muelle: 40 baht
Barco de Chiang Khong a Huay Xai: 40 baht por persona
Tuktuk hasta la terminal de Huay Xai: 30.000 kip
Bus de Huay Xai a Luang Prabang: 120.000 kip por persona
Tuktuk al centro de Luang Prabang: 10.000 kip por persona

Total por persona: aproximadamente 18€