Vientiane y el horror de la guerra

28 septiembre, 2013 a las 12:20
Patuxai

El Arco del Triunfo de Vientiane

Sorprendentemente la minivan que cogimos desde Vang Vieng nos dejó esta vez en el centro de Vientiane (40.000k=4€) y pudimos hacer nuestra ronda de reconocimiento por los guesthouse de la zona sin tener que pelear con conductores de tuk-tuk.

La primera impresión de la ciudad fue que, a pesar de ser la capital, no tiene mucho encanto y los precios son mucho más altos (la habitación más barata que encontramos nos costó 70.000k=7€). Como siempre, a pesar de un par de edificios de arquitectura interesante, lo mejor de la ciudad está en las afueras y alquilar una moto para explorarlas es lo más cómodo.

Paseando por el centro se puede ver el Palacio Presidencial, el palacio Si Saket, el parque de la rivera del Mekong, algo más alejado, el famoso Arco del Triunfo o Patuxai y el imprescindible centro COPE (explicado más adelante).

Palacio Presidencial de Vientiane

Estatua de Quai Fa Ngum, Vientiane

Parque en Vientiane

El río Mekong a su paso por Vientiane

Fuente en plaza Nam Phu

Intentamos sin éxito ir al Buddha Park, un excéntrico parque lleno de esculturas budistas e hinduistas creado por el artista Luang Pu, a 25km al sudeste de la ciudad. Digo sin éxito porque según la Lonely Planet se llega con el bus número 14, pero este autobús te deja en la frontera con Tailandia y desde allí hay que coger un tuk-tuk.

Ya conocéis un poco nuestra relación con los conductores de estos folclóricos vehículos y aunque habíamos decidido no volver a subirnos en uno, ya que estábamos allí, intentamos negociar con ellos una vez más. Sabíamos que el precio local del trayecto es de 2.000 a 5.000 kips, así que les ofrecíamos hasta 5.000 por cabeza y no aceptaban menos de 10.000 (uno nos pidió directamente 100.000 ¡no se cortan ni un pelo!). No había forma de que se bajaran del burro, pero nosotros tampoco, así que nos subimos al bus número 14 de vuelta a la ciudad.

Sabemos que muchos no entenderéis esta actitud y os parecerá de lo más rancio dejar de ir a un sitio por un euro de más, pero para nosotros no es dinero de lo que hablamos, sino de dignidad y de tener un morro hasta los pies.

Por suerte, nuestro plan B ese día fue increíble: la sala de exposición del centro COPE (Cooperative Orthotic and Prosthetic Enterprise) una organización sin ánimo de lucro que trabaja con el Centro de Rehabilitación Médica (CMR), el Ministerio de Sanidad de Laos y cuatro centros de rehabilitación para proporcionar servicios de rehabilitación integral (prótesis y demás) a supervivientes de incidentes con las bombas que quedaron sin explotar tras la guerra de Vietnam (unos 80 millones sólo en Laos).

La sala de exposiciones, aunque pequeña, es muy completa, documentada y demoledora. Exhibe el horror de la guerra en Laos a través de muestras de artillería, prótesis, documentales y fotografías tan impactantes que la rabia y la pena es incontenible.

Los puntos rojos son las zonas donde se pusieron minas antipersona

Reproducción de una casa tradicional Lao en el centro COPE

No salieron bien las fotos… pero son muestras de artillería y prótesis

Cuando salimos de la exhibición (con el alma por los suelos), paramos a comer dentro del recinto, donde tuvimos la suerte de conocer a Peter Kim, un chico de veinte años que hace cuatro perdió las dos manos y la vista por la explosión de una de las bombas que todavía quedan esparcidas por todo el país. Lo que más nos sorprendió de la conversación es que en Laos no guardan ningún rencor a EE.UU. mientras que nosotros salimos de la exposición sintiendo un odio casi irracional contra todo norteamericano y asco ante sus intervenciones bélicas.

Os dejamos un link de UNICEF (en inglés) en el que cuentan la historia de Kim y del COPE
También os dejamos este vídeo de Peter Kim de youtube, sale con Hillary Clinton y bueno, nos parece increíble que a esta señora no se le caiga la cara de vergüenza…

Conocer a Kim ha sido uno de los encuentros más especiales de nuestras vidas, de los que te marcan y nos sirvió (y mucho) para reflexionar.

Para terminar, nos gustaría compartir con vosotros algunos datos sobre el impacto de la Guerra de Vietnam en Laos:

  • Laos es el país en el que se ha utilizado el mayor número de bombas per cápita de la historia.
  • En Laos se llevaron a cabo 580.000 misiones militares relacionadas con la implantación de bombas y minas antipersona, que se traduce en una misión cada 8 minutos, 24 horas al día, durante 9 años.
  • Durante la Guerra de Vietnam (1964 – 1973) se lanzaron en Laos 270 millones de bombas y minas.
  • Un 30% (80 millones de minas) no estalló.
  • El 25% de las poblaciones de Laos están contaminadas con minas sin explotar.
  • Más de 50.000 personas murieron o resultaron heridas a causa de las bombas entre 1964 y 2011.
  • Un 40% de las víctimas entre 1974 y 2011 fueron niños.
  • Todavía se dan 100 casos al año relacionados con minas antipersona, ya sea por la manipulación directa de las bombas (24%), durante actividades agrícolas (22%), recolecta de frutos en el bosque (14%), actividades domésticas como cocinar, encender hogueras (12%), jugando con las bombas (11%).