Rio de Janeiro, a Cidade Maravilhosa

26 mayo, 2013 a las 10:35

Llegamos con unas ganas locas a Río de Janeiro, A cidade maravilhosa, ese lugar que siempre nos había sonado a exótico, cálido, lejano y, en los últimos años, peligroso, sobre todo después de ver películas como ¨Ciudad de Dios¨. Teníamos la alerta encendida desde que pusimos un pie en Brasil pero lo cierto es que, a pesar de que a veces se oyen casos extremos de violencia en las noticias, Río nos pareció una ciudad no sólo bonita sino también accesible, práctica y tranquila.

Nos quedamos en el barrio de Copacabana (las guías recomiendan quedarse en las zonas de Copacabana o Ipanema por seguridad), que está lleno de alojamientos para todos los bolsillos (dentro de los parámetros de Brasil) y es facilísimo y muy rápido moverse desde estos barrios con transporte público. También hay metro en Rio de Janeiro pero no conecta los puntos turísticos y no lo utilizamos.

Playa de Ipanema

Paseo de la playa de Ipanema

Río de Janeiro se extiende a lo largo de la costa atlántica desde el barrio de São Cristovão hasta Leblón, por lo que orientarse es muy sencillo. La vegetación llega hasta sus amplias playas colándose entre los edificios, llenando de verde todas sus calles y plazas y cubriendo las colinas (morros) que la salpican.

Visitar el Pan de Azúcar y el Corcovado para tener unas vistas impresionantes de la ciudad es imprescindible (53R y 46R respectivamente, aunque los precios cambian entre semana) pero Río ofrece otras muchas cosas que no se pueden dejar pasar, como darse un baño de sol y mar en Ipanema, pasear por Copacabana, salir a cenar o tomar algo por Lapa, subir las escaleras de Selarón, tomar el bundinho de Santa Teresa o visitar Maracaná, el estadio más grande del mundo (estas dos últimas cosas no las pudimos hacer porque el bundinho o tranvía está inoperativo y Maracaná está en obras por el mundial, ohhhh).

Cristo Redentor Corcovado

Cristo Redentor en el Corcovado

Rio de Janeiro

Parte de Rio de Janeiro visto desde el Corcovado

Pan de Azucar Rio de Janeiro

El Pan de Azúcar, visto desde la playa de Botafogo

Río de Janeiro - Pan de Azúcar

Vistas de Río de Janeiro desde el Pan de Azúcar

Escaleras de Selaron

Tras perdernos y casi llegar a una favela, encontramos las Escadarias de Selaron

Favelas Rio

Favela a la que casi entramos sin querer con el bus

Catedral Rio de Janeiro

Catedral por fuera…muy rara, sí

Catedral Rio por dentro

Por dentro la catedral era bastante bonita

Uno de esos caprichos del azar hizo que coincidiéramos en la ciudad con Clara, una amiga de Tenerife que estaba pasando unos días en la ciudad por trabajo. Cenamos juntos en la vibrante y nocturna Lapa, oímos un poco de samba, bebimos caipirinhas de maracuyá… la noche no fue muy larga, pero sí excitante.

Barrio de Lapa

Con Clarita en Lapa

De Rio nos gustó mucho la cantidad de vegetación, lo práctica que es, la cantidad de gente que hace deporte tanto en Copacabana como Ipanema (hay cientos de redes de volley y porterías de futbol repartidas por la playa), la alegría de su gente…

A los cuatro días de estar en Río nuestra estancia en Brasil llegó a su fin. Nos supo a poco y nos quedamos con la dulce miel en los labios así que subimos al avión con la promesa de volver.