Nha Trang, ¡que viene el tifón Haiyan!

12 noviembre, 2013 a las 12:43

6km de costa recorren Nha Trang

Nuestra siguiente parada después de la tranquila Dalat sería Nha Trang uno de los destinos de playa más populares en Vietnam. Es una ciudad llena de vida, hoteles y comercios orientados al turismo, una playa de varios kilómetros de largo y varias atracciones, pero sin duda lo que más nos llamó la atención fue la cantidad de rusos que plagan la ciudad, hasta el punto de que la mayoría de comercios tienen sus carteles escritos en ruso (y sólo en ruso). La verdad es que sólo hablan su idioma y han forzado a los locales a aprenderlo, no se esfuerzan ni decir una sola palabra en vietnamita o inglés y, por lo que vimos, no tratan a los locales con mucho respeto, algo que no nos gustó ni un pelo.

El día que llegamos no hacía buen tiempo, así que pensamos en  irnos al día siguiente hacia Hoi An pero ¡sorpresa! el tifón Haiyan que estaba causando estragos en Filipinas, tenía prevista su entrada por la zona central de Vietnam como huracán de categoría 3, así que decidimos quedarnos a esperar en la ciudad hasta que mejoraran las previsiones.

El primer día el clima no acompañaba mucho…

Por suerte al segundo día de llegar salió el sol, así que alquilamos una moto para movernos por la zona y visitar el promontorio de Hong Chong junto al mar, las torres de Po Nagar Cham (varias torres de arquitectura Cham (etnia budista china y vietnamita) construidas entre los siglos s.VII y XII para la oración a Linga (falo). Entrada 21.000d=0,74€), Long Son Pagoda y su Buda Sentado.

Promontorio Hon Chong, Nha Trang

Torres de Po Nagar Cham

Torres de Po Nagar Cham

Pagoda de Long Son, en Nha Trang

Pagoda de Long Son, subiendo hasta el Buda Sentado

¡Llegamos a la cima después de 150 escalones!

Al día siguiente devolvimos la moto y nos dedicamos a pasear junto al mar, ir al mercado, comer mucho, disfrutar de las pequeñas y sorprendentes cosas cotidianas que tiene Asia… y a esperar a que el tifón Haiyan pasara por Vietnam.

Cruzábamos los dedos para que los daños fueran los mínimos porque hemos podido comprobar que aunque la gente tenga acceso a internet y a la tv, muchos no siguen las noticias y, o bien ni se habían enterado de la que se avecinaba o te decían que ya estaban acostumbrados a las tormentas (vamos, que no eran conscientes de la gravedad del tema). Por suerte las previsiones fueron cada vez mejores y el tifón desvió velozmente su trayectoria esquivando Vietnam y descargando la peor parte en alta mar.

¡Nos vamos al mercado!

Esas pequeñas cosas que no dejan de sorprendernos

Cuando comprobamos que podíamos seguir nuestro camino (gracias al seguimiento que hicimos en internet, las noticias de la CNN y los comentarios que nos fuimos dejando con gente que estaba en Hoi An a través de Tripadvisor) nos despedimos de ¨Moscú¨ y nos subimos en el bus nocturno que en 12 horas* nos dejaría en la preciosa (y turística) Hoi An.

Próximo capítulo: Hoi An, la  bucólica y artificial Vietnam.

*Cómo hace un autobús para tardar 12 horas en recorrer 300km no lo sabemos, pero es lo que tardamos.