Mingún y Sagaing, seguimos de ruta por Mandalay

7 junio, 2014 a las 14:33
Mingun Pagoda

Mingún Pagoda

Nuestros siguientes días en Mandalay después de visitar el célebre U Bein’s Bridge (que también queda a las afueras) los dedicamos a visitar otras ciudades de alrededor, concretamente las zonas de Mingún y Sagaing.

Cada mañana a las 9 sale un barco desde Mandalay hacia Mingún, el embarcadero se encuentra en el extremo oeste de la calle nº26 y el ¨barquito¨ cuesta 5.000k (3,78€) ida y vuelta (la vuelta es a las 13h desde Mingún). Para llegar al embarcadero se puede caminar durante unos 30 minutos desde el centro o, en nuestro caso y dado el calor, nos decidimos a ir con un simpático conductor de ¨triciclo¨ al más puro estilo de Myanmar. Tardamos casi lo mismo que andando, pero por lo menos nos divertimos un rato con este entrañable señor (le pagamos 1.000k 0,75€).

triciclo Mandalay

Triciclo en Mandalay

Una vez en el embarcadero, a la izquierda, se encuentra la¨oficina¨ para comprar el billete. Te piden el pasaporte (con decirles el número es suficiente). Este hecho, junto con el precio y que sólo íbamos turistas, nos hace pensar que este barco es del gobierno.

Otro modo de llegar a Mingún si no queréis contribuir con la causa, es por una serpenteante carretera que pasa primero por Sagaing, así que alquilando una moto (8.000kyats/día) se pueden ver los dos sitios en una excursión de un día. A nosotros como nos sobraban días y a ciertas horas preferíamos volver al hotel a recargarnos de aire acondicionado, lo hicimos en dos días diferentes.

Embarcadero Mandalay

Embarcadero en Mandalay

El agradable paseo en barco hasta Mingún dura una hora y recorre el río Ayeyarwady (Irrawaddy) dejando atrás poblados rurales de bambú. Una vez en Mingún, hay tres monumentos principales a los que se puede llegar caminando desde el barco (o siempre puedes subirte a simpático un taxi-buey):

Buey-taxi

Taxi-buey

El primero, Mingún Paya, son las impresionantes ruinas de una inacabada estupa que, sin duda, podría haberse considerado la más grande del mundo hecha de ladrillo. Se construyó en 1790 y el plan del rey Bodawpaya era que midiera 150m. Quedó inacabada porque un astrólogo predijo que una vez que estuviera terminada, el rey moriría. Sólo se puede subir a la cima por la parte Este, pero hay que dejar los zapatos en la base así que ¡hay que estar preparado para sufrir con el hirviente suelo!

Mingun Pagoda

Mingun Pagoda

Escaleras Mingun Pagoda

Escaleras para subir ¡quema!

Vistas desde Mingun Pagoda

Vistas desde Mingún Pagoda

Cuando llegamos de nuevo abajo vino el chico que vende las entradas para que pagáramos (¡y nosotros que pensábamos que nos habíamos librado!) y le soplamos los 3000 kyats (2,27€) que incluye también la visita a Sagaing (en Sagaing a nosotros no nos pidieron los tickets).

El segundo monumento, Mingun Bell, ostenta el récord por ser la campana más grande del mundo que no está rota.

Campana de Mingún

Campana de Mingún

El tercero, Hsinbyume Pagoda, es una enorme pagoda blanca que data de 1816, construida en 7 terrazas que representan las diferentes etapas para subir al Monte Meru, según la mitología birmana.

Hsimbyume Pagoda

Hsimbyume Pagoda

Al día siguiente preguntamos en el hotel (ET Hotel) desde dónde salía el bus local para ir a Sagaing (yo había leído en algún sitio que salía cerca del mercado) pero el recepcionista se empeñaba en que el bus ¨público¨ nos venía a recoger al hotel por 10.000 kyats (7,57€). Sagaing se encuentra a 18km de Mandalay y cualquier bus local que vaya en dirección sur te deja en el puente para cruzar a Sagaing o Inwa (o Ava) por 300k (0,22€). Desde allí se puede cruzar el puente andando (muy largo) o tomar un bote hasta la otra orilla por unos 700 kyats (0,53€).

Jamás hagáis caso en un hotel cuando os digan que no hay bus público (y menos que te pasa a buscar por tu hotel) ni cuando os digan que sólo hay un horario al día o que sólo se puede llegar en taxi compartido (¡por un taxi a Inwa piden 35.000k y el bus cuesta 300k!) No sabemos cómo era hace unos años pero tal y como comentábamos en nuestro artículo anterior, hoy en día el 90% los trabajadores de hoteles y transporte privado te dan la información que les interesa. Menos mal que fuera de ese círculo la gente de Myanmar es de una amabilidad y simpatía impresionantes, dan ganas de abrazarlos a todos.

Siguiendo con nuestra historia, Sagaing es un pueblo asentado a orillas del río Irrawaddy, lleno de colinas repletas de verdes árboles entre los que se asoman más de 500 pagodas y estupas. Como la excursión no sólo consiste en ¨llegar¨a Sagaing, sino recorrer los tesoros que guarda entre sus colinas, decidimos alquilar una moto.

Nos pedían $15, cuando se dieron cuenta por nuestra cara de que no colaba, bajaron a $10 (7,24€). En el hotel Garden las alquilan a 8.000 kyats (6,06€) pero nos habíamos cambiado de hotel y nos daba reparo volver sólo para alquilar la moto, así que aceptamos y a pesar de costar el doble que en la vecina Tailandia, nos fuimos a Sagaing motorizados.

Puente de Inwa

Cruzando el puente de Inwa

Se nos hizo un poco pesado llegar hasta el puente de Inwa, quizá porque nos metimos por una ¨autopista¨ (nos sorprendió que a nosotros no nos cobraban en los peajes). Pero una vez que llegamos al puente, supimos que Sagaing merecía la pena.

Subimos a Sagain Hill que ofrece vistas de toda la zona. Se supone que se entra con el ticket conjunto que pagamos en Mingún de 3000k, pero subimos a pie por unas escaleras que quedan en un lateral y no nos lo pidieron, no sabemos si lo piden si se entra por la puerta principal.

Pagoda Sagaing Hill

Pagoda Sagaing Hill

Vistas desde Sagaing Hill

Vistas desde Sagaing Hill

Sagaing Hill

Sagaing Hill

Recorrimos con la moto toda la zona, parando en algunas pagodas que nos parecían interesantes y en una escuela budista internacional. Sagaing es una de las zonas por excelencia a la que los budistas birmanos se retiran a descansar y meditar.

Escuela Budista Internacional

Escuela Budista Internacional desde el Sagaing Hill

Escuela Budista Internacional

Escuela Budista Internacional

A la vuelta paramos para comprar el billete para el bus nocturno a Bagan ya que por la mañana nos habíamos encontrado con que no quedaban billetes de tren para ese día. Desde Mandalay a Bagan en el hotel nos habían dicho que sólo había un bus a las 21, pero lo cierto es que hay algunos minibuses locales que salen a mediodía por 8.000kyats (preguntad en agencias).

Nosotros, como habíamos estado de excursión, tuvimos que coger el bus de por la noche que nos costó 12000k (9,09€) por un trayecto de 5 horas que en teoría debe durar 8. Totalmente desorientados y somnolientos nos dejaron en una estación a 5km de Bagan a las 3 de la mañana (en vez de a las 6 como esperábamos), pero esta historia tendrá que esperar hasta el próximo capítulo. ¡Un abrazo!