Luang Prabang, primera parada en Laos

22 septiembre, 2013 a las 12:18
Phu Si, Luang Prabang

Vistas desde el cerro Phu Si, en Luang Prabang

Después de unas 14 horas de bus llegamos a la estación de Luang Prabang desde Huay Xai, a 4 km del centro. Eran las 4 de la mañana y no teníamos adonde ir, pero una pareja china que viajaba con nosotros nos comentó que ellos iban a esperar al amanecer para ver a los monjes que salen a pedir comida (es una bonita y conocida tradición en Laos en general y Luang Prabang en particular), así que regateamos por un tuk-tuk hasta el centro.*

El tuk-tuk nos dejó en la calle principal, era de noche todavía y no había nada abierto, ni siquiera podíamos buscar alojamiento, así que nos sentamos a esperar a que los monjes iniciaran su procesión recogiendo el arroz hervido que la gente del pueblo les ofrece cada día con la salida de los primeros rayos de sol. Poco a poco se fueron congregando a nuestro alrededor aldeanos y turistas para participar en la colorida procesión de monjes, aunque fue menos concurrida de lo que esperábamos.

Monks Alms Luang Prabang

Procesión de monjes recibiendo el arroz hervido en Luang Prabang

Ya de día, nos acercamos al hostel más barato que recomendaba la Lonely Planet (5€) y aunque era algo cutre y los colchones eran incomdosímos (una tabla de madera con apenas acolchado) nos dejaron entrar a esas horas intempestivas sin pagar de más y pudimos descansar un poco antes de salir a conocer el pueblo, esta vez de día (eso sí, la segunda noche nos cambiamos de guest-house y conseguimos una estupenda habitación doble con baño por 4€ en el Pakhouay Guesthouse).

habitaciones

A la izquierda, habitación de la primera noche, a la derecha, habitación de la segunda noche

Con un simple vistazo, Luang Prabang, en la península formada por los ríos Mekong y Nham Khan, ya se intuye como un pueblo realmente agradable y bonito aunque bastante adaptado al turismo, en el que las casas coloniales, reconvertidas en bonitos guest house, se agolpan en estrechas calles empedradas llenas de plantas. Tiene un par de templos bonitos y tampoco faltan bares con vistas al río (imprescindible ir al bar Utopía), cafeterías, restaurantes, un interesante mercado de artesanía nocturno y de comida callejera y miles de agencias que ofrecen trekkings, paseos en elefante y todo tipo de actividades de aventura por los alrededores (si vas a ir a Tailandia, os aconsejamos esperar para hacer este tipo de cosas, porque los precios son la mitad).

Luang Prabang

Pinceladas de Luang Prabang

Si la primera impresión negativa que nos llevamos de Laos es el morro que tienen los conductores de tuk-tuk, en cuanto salimos a descubrir los atractivos del pueblo nos llevamos la segunda y es que cobran por ver absolutamente todo. Por el Museo Nacional, que no está mal pero se ve en 15 minutos, cobran 30.000k (3€) a nosotros nos cobraron directamente por ver también la Colección Real de coches clásicos que, sinceramente, daba bastante pena (sólo eran 5 coches hechos polvo).

Museo Nacional Luang Prabang

Museo Nacional Luang Prabang

Museo Nacional Luang Prabang

Edificio adjunto al Museo Nacional Luang Prabang

Para ver los templos que hay salpicados por la ciudad (que no tienen mucho de especial) también cobran 2€ en cada uno (nosotros preferimos buscar la manera de entrar gratis y hacer una donación dentro acorde a nuestros bolsillos y a lo que creemos que merece el templo), para subir a Phu Si, el cerro que queda en el centro de la península, otros 2€… sin hablar del transporte para llegar a los atractivos que quedan fueran de la ciudad, como la cascada Kuang Si y la cueva Pak Ou… ahí es donde los conductores hacen el agosto a costa de los turistas que, por lo visto, pagan lo que no pagarían ni en sus países de origen.

Wat Xieng Thong, Luang Prabang

Templo Wat Xieng Thong

Para ir a la bonita Kuang Si (2€ entrada) pagamos 40.000k (4€) ida y vuelta cada uno, por un trayecto de 32km, en una furgoneta en la que íbamos 11 personas, es decir, el conductor ganó 44€ por una hora de recorrido, en un país en el que un salario medio diario es de 1€. Lo cierto es que en esta ocasión la culpa es nuestra, porque no regateamos (nos había parecido leer que solían pedir 100.000k por persona y nos pareció buen precio, hasta que vimos que en la furgoneta íbamos 11). Eso sí, las cascadas merecen la pena, son bonitas y perfectas para darse un bañito para aplacar el calor de Laos en septiembre.

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si, Luang Prabang

Kuang Si

Osos en la reserva de Kuang Si

Para ir a la cueva Pak Ou (a 25km) en el barco que sube por el Mekong el precio es de 65.000k por persona (6,5€) si lo coges directamente en el embarcadero que queda detrás del Museo Nacional, sin contar el precio de la entrada a la cueva y sin posibilidad de regateo porque es el precio público.

Nosotros decidimos no ir a la cueva y hacer un recorrido por el Mekong con un señor que nos llevó en su barco de excursión por el río (realmente era lo que más nos interesaba de ir a la Pak Ou cave) hasta una aldea en la que fabrican y tiñen seda y telas a mano.

Mekong, Luang Prabang

Excursión por el Mekong

Colada Monjes

En definitiva, Luang Prabang es un pueblo bonito y muy animado que merece una visita, las posibilidades de los alrededores y el pueblo en sí nos gustaron mucho (en Tailandia echamos de menos encontrar pueblos como este), pero al ser nuestra primera parada en Laos, el shock de los precios del transporte y la comida comparados con Tailandia nos dejó descolocados, pero bueno, todo forma parte de la aventura y el lado positivo es que se puede encontrar alojamiento incluso más barato ¡y la cerveza es la más barata de todo el viaje! :P

 

*Podríamos dedicar todo un artículo al tremendo morro que tienen los conductores de tuk-tuk en Laos, pero nos vamos a limitar a deciros que no hay ni uno honesto y que os pedirán por 2km de recorrido precios que no se pagan ni en Barcelona por un taxi a las 3 de la mañana (y además son duros de regatear). Un tuk-tuk de una estación de autobús cualquiera al centro de la ciudad no cuesta más de 2.000k (0,20€), pero suelen pedir de 50.000k por turista para arriba (5€), así que ¡no os dejéis engañar!