Hanoi: motos, templos, marionetas y esguinces

27 noviembre, 2013 a las 15:32
Puente The Huc

Puente The Huc

Llegamos sanos y salvos a la ajetreada Hanoi después de 13 horas en el bus nocturno más incómodo hasta el momento (el último viaje con el billete Open Bus), ya que nos tocaron los asientos del fondo, que no se pueden reclinar del todo y que, al ser de ¨piel¨, hacen que con los frenazos te resbales.

Nos dejaron en la estación Luong Yen, donde una veintena de taxistas nos esperaban ansiosos. Estos taxistas son conocidos por tener los taxímetros trucados así que si queréis coger uno, es mejor andar unos metros por fuera de la estación. Nosotros preferimos buscar una parada de autobús público (no tardamos mucho en encontrar una) que por 5000d (=0,17€) te deja en el Old Quarter*.

Hanoi tiene una red de bus público muy buena (incluso para llegar al aeropuerto), así que es una opción muy barata si quieres visitar monumentos algo alejados (muchas cosas se pueden ver paseando, pero otras quedan alejadas). En las librerías venden mapas por 5000d (=0,17€), si no, siempre tienes las clásicas opciones: taxi, rikshaw o mototaxis.

Un minuto antes de que viniera el bus me tropecé con una baldosa rota y me torcí el tobillo en el bordillo de la acera (las aceras están muy mal cuidadas en estos países) así que mi entrada en la capital no fue con muy buen pie…

Nos subimos al bus como pudimos (me dolía muchísimo) y nos bajamos unos minutos más tarde en el Old Quarter, donde nos esperaba la cotidiana actividad de buscar alojamiento, aunque esta vez tuve que esperar a Erik en una esquina mientras el pobre iba a preguntar de hostel en hostel.

Hanoi resultó ser de lejos la ciudad más difícil de Vietnam para encontrar buenos precios por el alojamiento y lo mejor que encontramos dadas las circunstancias (necesitaba sentarme cuanto antes y ponerme algo de hielo) fue una habitación por $15. Pero no os asustéis, la segunda vez que llegamos a Hanoi para coger el vuelo a Hong Kong, encontramos habitación por $8, también en el centro.

Cuando entré por la puerta del hotel cojeando, la chica de la recepción de repente dijo: ¨¡Ah! Veo que tienes el pie mal por lo que necesitarías una habitación en una planta más baja ¿no? Pero esa cuesta 20$¨. Cuando, incrédulos por la mala leche de la tía, le dijimos que nos había dicho $15, la lógica le llevó a hacernos sin pensar la siguiente pregunta: ¨¿Adónde vais después de aquí?¨ A Cat Ba, le respondimos sin entender a qué venía eso… a lo que nos contestó: ¨Ah, si nos compráis a nosotros los billetes…¨ no le dejamos ni acabar la frase, dimos media vuelta y nos marchamos mientras le oíamos decir ¨Ok, ok os dejo la habitación por $18¨, cuando estábamos ya en la calle apareció una especie de ¨encargado¨ diciéndonos que lo sentía, que su compañera era tonta y no sabía (¡viva el compañerismo!) y que nos podíamos quedar la habitación de la planta baja por $15 (que era lo que Erik había pactado hacía 5 minutos).

Dado que no podía caminar mucho nos quedamos, pero evidentemente no les compramos nada más, por idiotas. Hasta el momento no habíamos encontrado ni un vietnamita que tuviera la menor idea de tratar a los clientes, intentan sacar dinero sea como sea, no piensan en que después les puedes recomendar, o no.

Después de descansar un poco cogimos un taxi para ir al médico quien, después de dos radiografías y de no tocarme el pie en absoluto, le pasó una factura a mi seguro de nada menos que $260 y a mí me hicieron pagar la venda ¡menudo morro! Por lo menos me confirmaron que a pesar del color violáceo de mi pie y aunque tenía el tobillo como un melocotón de grande, no había nada roto. Reposo y hielo.

Tobillo pocho

Tobillo pocho…

Volvimos al hotel en un bus que nos dejó al lado del lago Hoan Kiem, así que paseamos despacito por la orilla, cruzamos el puente The Huc hasta el templo Ngoc Son y disfrutamos bajo un sol cansado del ambiente del Old Quarter, realmente vibrante.

Calles Old Quarter Hanoi

Calles en el Old Quarter de Hanoi

Cada calle está dedicada a un oficio y, mientras esquivas motos y vendedoras ambulantes de dulces, puedes ver a la gente fabricando desde cestas de mimbre a muebles de aluminio. Todas las calles, que huelen a brasa y flores, están llenas de puestos de comida callejera, jaulas de madera colgando de los cables de la luz y algunos prematuros adornos navideños. Mucho, mucho más auténtico y emocionante que Ho Chi Min en este aspecto. Descansamos el resto del día, con el pie encima de unas almohadas con mucho hielo… hasta el día siguiente.

Jaulas de pájaros en Hanoi

A ver si encontráis las jaulas de pájaro…

Lago Hoan Kiem

Lago Hoan Kiem

Puerta al templo de Ngoc Son
Puerta al templo de Ngoc Son
Calles en Hanoi

Calles en Hanoi

motos Hanoi

Motos, motos, motos

El Mausoleo de Ho Chi Min está cerrado entre septiembre y diciembre (suponemos que por mantenimiento del cuerpo embalsamado) así que fuimos en bus a ver el Templo de la Literatura, un templo dedicado a Confucio (sí, el que inventó la ¨confusión¨) que después fue universidad de los chinos mandarines. Está lleno de flores y de estudiantes recién graduados haciéndose fotos con sus compañeros y familia (debe de ser el lugar típico). Es muy recomendable la verdad. La entrada cuesta 20.000d (=0,70€).

Templo de la literatura

Templo de la literatura

Paseamos de vuelta hacia el Old Quarter y por la tarde vimos un espectáculo de marionetas de agua muy chulo en el Municipal Water Puppet Theatre, que quedaba cerquita del lago y del hotel (1 hora de espectáculo, 60.000d=2,12€).

Water Muppets Theatre

¡Que empiece el espectáculo!

Intentamos quedar con un couchsufer que al final no pudo acudir a la cita (segundo intento fallido) así que seguimos paseando, fuimos a cenar y a descansar, porque al día siguiente nos íbamos a la isla de Cat Ba para, desde allí, ver la célebre Ha Long Bay. ¡Qué ganas teníamos! ¿Nos acompañaría el tiempo?

 

*Algunos autobuses nocturnos, como los que llegan de Sapa, te dejan en el centro, pero si llegas a la estación Luong Yen, el centro de Hanoi (Old Quarter) queda muy lejos para ir andando. Para ir en bus público, puedes salir de la estación hacia la izquierda y girar a la izquierda de nuevo en una de las primeras calles que encuentres hasta cruzarte con la calle Tran Hang Ton o Lo Duc (por ejemplo) allí, subiendo un poco hacia la derecha encontrarás una parada de los buses que suben directos hacia el Old Quarter (buses 8 ó 18, por ejemplo. Precio 5.000d).

Para ir al aeropuerto puedes coger el bus 7 (en la avenida Kim Ma)  ó 17  pero asegúrate de que sabes dónde está la parada (da rabia reconocerlo a estas alturas pero nosotros no la encontramos y, viendo que se hacía tarde, tuvimos que negociar con un taxi en el último momento).