Cochabamba, Parque Machía y Oruro

8 marzo, 2013 a las 18:42

Nuestra siguiente parada era Parque Machía, en Villa Tunari  (selva boliviana). De camino, hicimos la parada de rigor en Cochabamba (os sonará de la película También la lluvia). La idea era visitar el bonito centro colonial, el Cristo de la Concordia, lavar algo de ropa* y seguir nuestro camino.

Cochabamba desde el mirador del Cristo de la Concordia

Cristo de la Concordia

Cristo de la Concordia

Laguna Alalay, Cochabamba

Dos días en Cochabamba eran suficientes así que seguimos hacia Villa Tunari. El camino de 3 horas en colectivo fue increíble, aunque la verdad es que todos los paisajes aquí son impresionantes, sobre todo según te acercas a la selva.

En Parque Machía no pudimos quedarnos a trabajar porque exigen un mínimo de 15 días por el tema de que los animales tienen que acostumbrarse a uno (totalmente comprensible) y una aportación de 166€ que, una vez comprobado el nivel de vida de Bolivia, nos parece desproporcionada, sobre todo cuando vienes a trabajar. Pero bueno, principalmente el motivo de que no nos quedáramos es que el visado de Bolivia se nos acaba el 23 de marzo y si nos quedábamos en el parque no íbamos a poder ver nada más del país.

Aún con todo fueron muy amables y pudimos disfrutar de una excursión por la selva boliviana rodeados de monos y hasta un puma, fue algo genial la verdad.

Parque Machía

Parque Machía

Parque Machía

Villa Tunari desde Parque Machía

Parque Machía

Parque Machía

Parque Machía

Puma, en Parque Machía

 

De Villa Tunari volvimos a Cochabamba y de ahí continuamos nuestro camino hacia Sucre, parando en Oruro, una ajetreada ciudad célebre por sus carnavales, donde nos esperaba Juan Carlos, un couchsurfer que nos ofreció sus consejos, su grata compañía, su conocimiento sobre Bolivia y un lugar para dormir ¡mil gracias!

El viaje sigue esta noche hace Sucre ¡a ver qué nos espera!

Oruro

Oruro

Oruro

Monumento al minero, Oruro

 

*El tema de las lavanderías en Bolivia es algo complicado y lavar a mano tampoco es fácil porque no hay donde tender para que se seque, así que el consejo number one en Bolivia: si ves una lavandería o pila para lavar y tender ¡aprovecha! (las lavanderías tardan un día normalmente).