Chiang Mai, cursos, templos, masajes y elefantes

13 septiembre, 2013 a las 11:13
TECC Chiang Mai

¡Hora del baño!

Desde Phitsanulok cogimos un bus a Chiang Mai, la segunda opción más barata ya que, aunque el billete de tren en tercera clase cuesta mucho menos y viajar en este tren es toda una ¨experiencia¨, hacerlo durante 7 horas (a las que al final siempre tienes que sumar 3 más) con Erik tocado de la espalda era pasarse, por mucho que seamos mochileros y viajemos ligero, sobre todo de dinero.

En Tailandia, la verdad, no hay ciudades bonitas, hay ciudades con templos impresionantes y recintos históricos muy bonitos, pero en general, salvo en algunas excepciones como Bangkok o Koh Tao, tienen todas el aire de una barriada de extrarradio lleno de 7eleven cuyo encanto reside en los mercados, los puestos callejeros y como no, en la gente, que es una maravilla, pero las casas son feúchas y están hechas polvo, no tienen más de dos pisos y a la altura del primero están cruzadas por una maraña de cables eléctricos que no inspiran la menor confianza.

Sin embargo, Chiang Mai fue la primera ciudad que nos gustó en sí misma, sin tener que calificarla solamente por sus monumentos y alrededores. Es la ciudad que todo extranjero recomienda, de hecho, viven muchos farangs (extranjero) en ella.

Lo más interesante ocurre dentro del casco antiguo (Old City) que está rodeado por un canal y algún fragmento de la vieja muralla. En su interior, la vida transcurre tranquila por sus sois (callejones) repletos de económicos guesthouse y algo más animada por las calles principales: Moon Muang y Sunday Walking Street, al oeste de la ciudad vieja, donde están todos los puestos de comida callejera así como numerosos bares, cafeterías y restaurantes de comida occidental, centros de masajes, operadores turísticos…

Es la ciudad por excelencia para hacer cursos, los más populares son los de cocina, masajes, yoga y meditación, pero la verdad es que los precios son escandalosamente occidentales (de media, cuesta 25€ la clase de un día), sale a cuenta inscribirse en cursos de más de un día pero, aunque los hay, encontrar estos cursos a precio barato no es fácil. Nosotros queríamos hacer un curso de cocina pero preferimos reservar este dinero para visitar el Centro Tailandés de Conservación de Elefantes.

Aunque la ciudad tiene un encanto especial por el ambiente que se respira, no quita para que cuente con un par de joyas arquitectónicas como son los templos de Phra Singha, Chedi Luang y Lok Molee.

El primero data de 1345, es de estilo Lanna, y acoge la principal imagen de Buda de la ciudad.

Wat Phra Singha, Chiang Mai

Wat Phra Singha, Chiang Mai

Wat Phra Singha, Chiang Mai

Monjes de cera en Wat Phra Singha

Wat Phra Singha, Chiang Mai

¡Parecen de verdad!

El segundo contiene las ruinas de una enorme chedi de 1441 que en su día se cree que fue la construcción más alta de Chiang Mai. Fue parcialmente destruida no se sabe con certeza si por un terremoto o por cañonazos en los siglos XVI o XVIII y su en su restauración se conservó este estilo ¨deconstruido¨.

Wat Chedi Luang

Wat Chedi Luang

Wat Chedi Luang

El tercero no sale en la Lonely pero nos lo recomendó una couchsurfer y la verdad es que nos encantó.

Wat Lok Molee, Chiang Mai

Wat Lok Molee, Chiang Mai

Wat Lok Molee, Chiang Mai

Wat Lok Molee, Chiang Mai

Otra de las actividades estrella de Chiang Mai son las excursiones en elefante y los cursos de mahout (adiestrador de elefantes) en los que pasas varios días aprendiendo a “conducir¨ un elefante, le bañas etc… nosotros, estudiando siempre la opción más respetuosa con los animales y con nuestro bolsillo elegimos hacer una visita por nuestra cuenta al TECC (Thai Elefant Conservation Center)* un centro de conservación en la selva que cuenta con su propio hospital y en el que puedes ver además del hospital (siempre que no suponga un peligro), cómo los bañan, la zona de la cría de elefantes, puedes hacer excursiones (no incluido con la entrada) y también cursos de mahout.

TECC

Erik dando de comer a los elefantitos

TECC

¡La madre abusona no le dejaba nada a la cría!

TECC

Una cría en el Thai Elephant Conservation Center

Nosotros con estar cerca de los elefantes y destinar el dinero de nuestra entrada al centro fuimos más que felices, pasamos una mañana muy bonita aunque, por supuesto, nos quedamos con las ganas de meternos al río con los elefantes para bañarnos y jugar con ellos. En fin, quizá cuando demos la vuelta al mundo versión Deluxe

TECC

Thai Elephant Conservation Center

Uno de nuestros objetivos en Chiang Mai era encontrar un fisioterapeuta, ya que Erik mejoraba muy lentamente de la espalda pero, como nos fue imposible encontrar uno (hay muchos centros de masajes, pero no son fisioterapeutas ni mucho menos) Erik decidió probar con una sesión de acupuntura en un centro de medicina china que, además de dispararnos el presupuesto (500b=12,19€) hizo que a Erik empezara a dolerle una antigua contractura en el glúteo izquierdo. En fin…

Mientras Erik se daba su infructuosa sesión de acupuntura yo aproveché para hacerme un delicioso masaje de aceite de cuerpo entero de una hora (200b=5€) que me dejó en la gloria. Los masajes tradicionales tailandeses son los más baratos (entre 120 y 200 baht) mientras que los de aceite son más caros (entre 250 y 400 baht) pero los masajes tailandeses son agridulces porque dan el mismo placer que dolor, así que al ver que en este sitio el de aceite valía 200b ni me lo pensé y fue una MARAVILLA.

La última noche disfrutamos del animadísimo Saturday walking Street (el hermano del Sunday Walking market), que llena la calle Wualai de puestos de comida, ropa, músicos callejeros y artesanía. La verdad es que este tipo de mercados son muy comunes en todas las ciudades de Tailandia en los que además de poder encontrar cosas muy baratas (hay que saber regatear) y cosas muy curiosas para comer, son muy divertidos porque reúnen a muchísima gente.

Mercados, Chiang Mai

Mercados, Chiang Mai

Después de 6 estupendos días en Chiang Mai, descansados y llenos de experiencias nuevas volvimos a subirnos a un autobús, esta vez rumbo a Chiang Rai

*150b entrada + 20b bus interno que conecta una zona con otra. Para llegar desde Chiang Mai se coge un autobús Green Bus hacia Lampan (74b) y se les pide que paren en el TECC. Para volver, hay que cruzar a la parada que queda enfrente del parque y parar al primer autobús que pase en dirección Chiang Mai. Nosotros pagamos a las vuelta 50b porque no era un Green Bus.