Ayutthaya, capital histórica de Tailandia

5 septiembre, 2013 a las 5:11
Wat Phra Si Sanphet, Ayutthaya

Wat Phra Si Sanphet, Ayutthaya

Después de volver a Bangkok para recoger el visado de Vietnam (y quedarnos de nuevo en casa Christopher), tomamos el tren hacia Ayutthaya, la que fue capital de Tailandia hasta su caída a manos de los birmanos en 1767 y que conserva un patrimonio arqueológico que bien se ha merecido el reconocimiento de la Unesco.

Rodeada de ríos y a tan solo una hora y media en tren desde Bangkok, la que fuera la joya de la corona tailandesa se ha convertido en una pequeña ciudad de provincias en la que la historia aparece como por sorpresa hasta en los rincones más insospechados regalándote, mientras paseas, restos de estupas entre edificios, detrás de los mercados, junto a correos…

Además de las ruinas que se encuentran salpicadas por toda la ciudad, Ayutthaya ofrece oficialmente nueve recintos arqueológicos que se dividen entre los que están dentro de la isla y los que quedan fuera. La forma más cómoda de moverse es alquilando una bicicleta ya que, aunque la ciudad no es muy grande, el camino hasta los templos puede resultar muy pesado. Nosotros elegimos ver sólo 3 templos y el mercado flotante, así que lo hicimos andando o en tuk-tuk.

Los recintos no son muy grandes y no se tarda en visitarlos más de una hora (cada uno). Las entradas por separado suelen costar 50B (1,22€) aunque hay un pase de un día por 200B (5€) que te permite entrar en todos. A nosotros, como ya hemos comentado que elegimos 3 de los recintos, no nos compensó pagar el pase (además hay algunos que se pueden ver desde fuera perfectamente sin necesidad de entrar).

El primer templo que visitamos fue Wat Phra Mahattat que cuenta con una de las primeras praang (torre de forma fálica en espiral) de estilo Khmer o Jemer (la etnia predominante en Camboya) que se construyeron en Ayutthaya y, lo más llamativo, una cabeza de Buda atrapada entre raíces de árbol que parecen tentáculos.

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Wat Mahatthat, Ayutthaya

Buda secuestrado por unas raíces :)

El segundo templo que visitamos fue Wat Phra Si Sanphet, el templo más distinguido de Ayutthaya por sus tres torres con forma de campana (chedi). Fue el Palacio Real hasta que se convirtió en templo a mediados del s.XV.

Wat Phra Si Samphet

El tercero que vimos queda al otro lado del río, fuera de la isla y se llama Wat Chai Wattanaram, el templo más fotogénico por su destacada praang central y su ubicación junto al río (muchos tours te llevan en barco). Tuvimos un par de minutos para tomar fotografías de este imponente templo al atardecer antes de que comenzara a diluviar, así que la vuelta al hostel estuvo pasada por agua (algo que se agradece al final del día para aliviar un poco el sofocante calor).

Wat Chai Wattanaran, Ayutthaya

Wat Chai Wattanaran, impresionantes colores al atardecer

Wat Chai Wattanaran, Ayutthaya

Wat Chai Wattanaran en medio del diluvio

Además de estos templos, en Ayutthaya existe uno de los famosos mercados flotantes de Tailandia. Lo cierto es que no queda ninguno realmente auténtico (se conservan para el turismo), pero tienen una estética pintoresca y un ambiente muy curioso. El mercado flotante de Ayutthaya no es muy grande, así que no le dedicamos más de una hora.

Mercado flotante de Ayutthaya

Mercado flotante de Ayutthaya

Mercado flotante de Ayutthaya

Mercado flotante de Ayutthaya

Visitas culturales aparte, otra anécdota que muchos ya sabéis y que se suma a la infinita lista de historias que tendremos para contar a nuestros nietos, es que a Erik le tocó ir al hospital para que le pusieran una inyección de antiinflamatorios en las lumbares porque le dio una de sus crisis (que afortunadamente no le había dado en todo el viaje) y la verdad es que a pesar de enfrentarnos al primer revés serio del viaje, salimos encantados con la sanidad de Tailandia, visto que hasta en un pequeño pueblo nos atendieron rápido y eficientemente, otra cosa más que rompe con los prejuicios que tenemos muchos europeos respecto a los países de Asia y su sanidad.

Hospital Ayutthaya

Tuvimos que prolongar nuestra estancia en Ayutthaya más de lo previsto para hacer algo de reposo pero bueno, en Tony´s Place (nuestro barato hostel con piscina) nos trataron muy bien y nos ayudaron con el tema del seguro etc así que no nos importó. ¡Al mal tiempo buena cara!

 

Bangkok

Cena de despedida de Bangkok con Christopher y Camille